Euskara en Bizi Toki

 

En Bizi Toki, para vivir en euskara, la comunicación, tanto oral como escrita, se da en euskara. Sin embargo, queremos ofrecer la oportunidad de participar a las personas que no sepan euskara pero que lo aprenden, y para ello, esto es lo que hacemos:

- Participantes euskaldun: ayudamos a las personas que no lo sepan a aprender el euskara nada más llegar, dirigiéndonos a ellas en euskara, tanto de forma oral como escrita, traduciendo y ofreciendo explicaciones. Todas las mañanas, participantes de Bizi Toki nos hacemos cargo de las niñas y niños de las personas que aprenden euskara. Otras estamos al lado de ellas, para ayudarles en su aprendizaje.

- Participantes en aprendizaje del euskara: participar en Bizi Toki supone estar de acuerdo con sus objetivos, entre ellos, los objetivos lingüísticos, de los que participan tanto las personas adultas como niños y niñas. De este modo, nada más llegar al Bizi Toki, iniciamos el proceso de aprendizaje, escuchando, preguntando, intentando completar frases orales y escritas, o mediante el trabajo personal. Cuando nos dirigimos a otras personas, tanto adultas como niñas y niños, ponemos en práctica lo aprendido. Para dinamizar una actividad, una persona nos facilita la traducción; así, la actividad misma se convierte en una oportunidad más para aprender euskara. La utilización de otras lenguas se limita a las actividades dedicadas a su aprendizaje, y a las situaciones en las que no sea posible la completa comunicación en euskara.

Siendo conscientes de la influencia a nivel lingüístico que una sola persona no euskaldun puede ejercer sobre todo un grupo euskaldun, es nuestra responsabilidad que tanto nosotras y nosotros, como nuestros hijos e hijas, aprendamos euskara oral y escrito en el periodo más breve posible. Si nuestra hija o hijo ha comenzado a hablar pero sólo castellano o francés, puede ser necesario limitar su presencia en Bizi Toki a momentos dedicados a niños y niñas que no hablen euskara y que estén aprendiendolo. Esta situación duraría el tiempo que necesite la niña o el niño para poder seguir una conversación en euskara. De esta forma, pretendemos evitar que personas tengan que cambiar su idioma habitual (euskara) en Bizi Toki.

 

Por las mañanas, normalmente, las personas adultas y niños y niñas nos reunimos en la misma sala. Algunas adultas y niñas aprenden euskara, otras les ayudan, y otras realizan otras actividades y se ayudan mutuamente. El hecho de que un niño o una niña contemple que sus progenitores y otras personas de su entorno aprenden euskara, motiva su deseo de aprenderlo también, y cobra sentido la inmersión en el ambiente euskaldun de Bizi Toki.